Premio Cangrejito Barranqueño

El espíritu del trofeo se fundamenta en la búsqueda de materiales amigables con la naturaleza. Es decir, se han buscado materiales que contaminen poco, o nada, y que no le quiten al planeta, sino que aporten y sean inspiración para buscar maneras de vivir sostenibles y respetuosas.
Es así que la madera que se utilizó no proviene de árboles talados, sino que se empleó la madera de árboles que cayeron naturalmente o por desastres naturales en Morelos.
Asimismo, el trofeo hace mención a dos simbolismos del estado de Morelos: el aro del juego de pelota de la zona arqueológica de Xochicalco y un animal endémico de las barrancas de Cuernavaca: el cangrejito barranqueño.
El trofeo está compuesto únicamente por dos piezas: un cuadrado y un circulo. El cuadrado es símbolo antropomórfico por excelencia ya que los humanos nos inclinamos a construir con base a esa forma; nuestras casas, nuestras puertas y ventanas, entre otros muchos objetos de nuestra creación. Por otro lado, la naturaleza construye piezas redondas o curvas. Por tanto, la unión de estas dos formas geométricas representa al hombre y a la naturaleza en un afán de encontrar vínculos que nos hagan vivir en armonía y respeto mutuo.

Davit Nava, Cuernavaca, 1987.

Es licenciado en Ciencias Ambientales y escultor autodidacta. Desde 1999, Davit ha sido un agente de cambio que busca inspirar a la sociedad en la protección de la naturaleza. Crea arte sustentable y está comprometido con la protección de la naturaleza. Con su obra busca usar el potencial de las artes visuales para colocar el acento en temas ambientales y acercar a las personas a la conservación del planeta Tierra.